Que tu espalda no sea tu Objetivo, que lo sea Cuidarte

ALIMENTACIÓN Y YOGA

Cuando tenemos una práctica regular de yoga, nos volvemos más conscientes de nuestro cuerpo, mente y nuestra relación con ellos.

Pero también de muchos otros aspectos de nuestra vida como la alimentación, los ritmos de la naturaleza, los cambios de estaciones, el tipo de relación que tenemos con los demás, qué queremos y qué no en nuestras vidas, nuestra salud y bienestar, entre otras.

Muchos textos tradicionales yóguicos, como el “Hatha Yoga Pradipika” o el “Gueranda Samhita”, hacen especial hincapié en la importancia de alimentarse a base de comidas ligeras y llenas de Sattva (lo que se conoce como la “energía sutil”) para lograr la purificación del cuerpo y la mente.

Los alimentos llenos de sattva son aquellos que aportan mayor grado de energía, vitalidad y fuerza, a la vez que son eliminados del cuerpo con facilidad.

La alimentación yogui es simple, equilibrada, vegetariana o vegana. Se priorizan siempre los alimentos de temporada, frescos, puros, naturales (ecológicos-orgánicos) y en su mayor parte la alimentación se basa en frutas y verduras, legumbres, semillas, cereales y granos que se cocinan de un modo simple para mantener los nutrientes del alimento.

 

La alimentación sátvica típica de la tradición yóguica busca el equilibrio a través de alimentos que proporcionen energía (prana), nutrientes y que mantengan la calma y claridad mental además de favorecer la salud en el cuerpo.

 

¿Qué deberíamos evitar? 

  • Comer mucho
  • Una dieta desequilibrada
  • Las bebidas frías
  • Malas combinaciones de alimentos
  • Los precocinados
  • Hidratación insuficiente
  • Comer sin hambre
  • No llevar unos horarios regulares

 

¿Qué sería bueno fomentar? 

  • Suficiente hidratación
  • Agua con limón en ayunas
  • Comer sin excesos
  • Seguir una dieta equilibrada
  • Comer con conciencia, sin prisas (practicar el mindful eating)
  • Priorizar verduras, frutas y lácteos durante las primeras horas del día
  • Horarios regulares
  • No tomar procesados

 

Practicar yoga supone tener más conciencia de todo aquello que forma parte de nosotros y sin duda, la alimentación es uno de esos grandes pilares. Siempre se ha dicho que somos lo que comemos. :mrgreen:

 

El alimento pasa a formar parte de nosotros, aportándonos nutrientes, energía y vitalidad, con repercusión en cuerpo, mente y espíritu, por ello es muy importante elegir bien cómo nos alimentamos, qué ingredientes elegimos porque de ello depende nuestro bienestar y nuestro equilibrio interior.

 

De todos modos, todo esto que os contamos son algunas indicaciones generales y es importante atender a las características personales de cada uno: su constitución, su estilo de vida, sus necesidades energéticas, etc.

Os recomendamos profundizar en ello con un especialista de confianza! ➡ Si queréis consultarnos, en Armonic Body estaremos encantados de atenderos y resolveros cualquier duda. 😀